Cronista de Hecelchakán Lic. Sergio Hdez. Puga
Cronista de Hecelchakán Lic. Sergio Hdez. Puga
 

Lic. Sergio Hernández Puga

Estaba sacando una paleta de la nevería del centro, cuando me regañó la mulata que lo atiende, porque sólo ella puede despacharlos. Igualmente sucedió con su hermano cuando era empleado del ayuntamiento, siendo presidente el profesor Montero: Me impidió tomar fotografías a la cantante Mariana Seoanne durante su espectáculo. Son gente que no son de aquí, por eso tienen esos malos modos. Son beliceños o veracruzanos o tabasqueños que tienen cosas sombrías en su lugar de origen y se vienen a refugiar a esta tierra pacífica de la Sabana del Descanso.

Visita, también, mi nuevo sitio

¿Sabes de la ciudad de Hecelchakán?, ¿Conoces su origen?, ¿Sus fiestas, sus tradiciones?  Conócete en sus edificios y en su gente. Vive la historia de un municipio del Estado de Campeche.Visita:

WWW.HECELCHAKAN-SOY-YO.XYZ

No te pierdas la verdad de su lugar en el mundo. Llénate de sus sueños y respira de su atmósfera de paz. ¡Es tu sitio!

cronista@hecelchakan.info         hernandezpuga@hecelchakan.info

Destructores merecen el olvido

La contraloría del estado entregó contratos por un año a los trabajadores del ayuntamiento. Esto para contratar al personal que ingresó en la presente administración. El gobierno no quiere que los trabajadores generen antigüedad, sino que puedan ser removidos en el plazo de un año si es el caso. Los que ya tienen antigüedad de 10, 15 o más años de antigüedad, son personal de base y no aplica para ellos. En todos los sectores públicos es la misma situación.

En caso de querer aplicar esta medida a personal con antigüedad, sería una violación a sus derechos laborales. Los trabajadores tienen la obligación de cumplir con sus actividades, pero también tienen el derecho de recibir prestaciones laborales. No se puede aplicar de manera retroactiva, omitiendo la antigüedad del personal, como si estuvieran iniciando su relación de trabajo. Eso es contrario a la ley.

Yo no volveré a firmar ese documento. Tengo un nombramiento del año 2000 por tiempo indefinido (sin fin, vitalicio). No aplica conmigo.

 

SUPERIORES

 

Ah, qué barbaridad, y el término bárbaro es literal y preciso: conquistadores arrasan con el patrimonio maya de los pueblos. En Calkiní, alcalde destruye la estatua de un personaje maya que recibía a los visitantes al pie del arco prehispánico de entrada a la ciudad de los Ah Canul.

Y en Bolonchén de Rejón la máxima autoridad corta la Ceiba del Bicentenario de la Independencia de México.

Cuánto es su odio de estos modernos Diego de Landa. Yo creo que es un caso de racismo. Es la levadura cristiana que infla como un sapo y después explota en hechos como éstos. Es falso ese sentimiento de superioridad, señores.

Son seres superiores los de excelentes hechos, los de obras que magnifican al ser humano, los que dejan un testimonio imperecedero.

Los destructores merecen perderse en el olvido de las generaciones.

 

SENSATEZ

 

Corea del Norte es una amenaza para la paz mundial. Toda la finalidad del dictador es la de reforzar el ejército y el armamentismo convencional y la balística nuclear. Mientras que el pueblo está en la miseria y sin libertades elementales. La libertad de expresión está prohibida.

China es aliado y protector de esta Corea. Es quien puede detener el inicio de una tercera guerra mundial. Los experimentos con cohetes y explosiones nucleares ponen en peligro al mundo. Ojalá prevalezca la paz. Que la sensatez de las naciones contribuya para calmar las tensiones en la parte oriental del mundo.

Centavos

Un centavo en la macroeconomía es el ojo de una aguja: lo pagas o no lo pagas, lo pagas o no lo pagas. Un centavo es el fuego de la gasolina en el carburador de millones de automotores en el país. Un centavo es el cielo y el infierno, el poema y el improperio; es el círculo de ondas concéntricas del agua donde está la libertad.

Un centavo es lo que pagas o dejas de pagar al comprar la gasolina. Un centavo es el principio y fin de la economía: es el alfa y el omega; es el símbolo del rico y es el hambre de los pobres. Es la historia que no acaba.

Un centavo es como la oquedad en la piedra, por fuera está la luz y por dentro la oscuridad. Un centavo enriquece al rico, y al pobre le da esperanza y paz en la hora de su sueño.

Un centavo es una decisión conmovedora; es un cruce de caminos que unos pasan rápido y otros se detienen a reflexionar.

Un centavo forma bestias ambiciosas y linajes de apellidos que no se pierden. Un centavo es una puerta que se cierra y que se abre. Cuando se cierra está sellada, hermética, sin llave, con deidades subterráneas que sollozan y que muerden en lo oscuro de la niebla.

Cuando está abierta es la hora del crepúsculo: es la ventana de Windows por donde se ve un árbol y un jardín. Un centavo de gasolina es el ojo de una aguja por donde entra un camello y se sella para siempre.

Con este sitio web inicio un nuevo ciclo informativo con mis artículos periodísticos, donde usted podrá comprender la verdad oculta que hay detrás de la realidad de todos los días. Espero que como yo encontré el camino del amor y la felicidad, usted también lo haga. Es mi mayor deseo.

El mundo gira y gira todos los días y no se detiene, generaciones vienen y generaciones van y el dolor y el sufrimiento es la meta de la humanidad. Yo creo que la vida no puede ser hasta el infinito, porque por esa vía no se llega a ningún lugar, es como precipitarse al vacío. La vida y todas las cosas son como las estaciones del año que se van y retornan, como los pájaros y las mariposas que emigran, pero retornan a su lugar de origen. La naturaleza es cíclica y así también, pienso es la vida. Tenemos que amanecer, llegar a un destino, encontrar la felicidad y el amor, y no es después de la muerte, es aquí en este mundo. Aquí se llora y aquí se gana la paz. Las cosas no son para mañana, se hacen ahora, hoy, en el presente, el futuro no es de nosotros. Aquí está la felicidad. Yo te ayudaré a encontrarla.

WWW.HECELCHAKAN.INFO

Siempre comprometido con el espíritu de los dioses. Los demás hablan con sus propias palabras, pero aquí tenemos el vocabulario sagrado: el amor, la felicidad y el fuego que calcina los huesos.

Sergio Hdez Puga